#Innovactoras

Tenía ganas. Hace tiempo… No es muy habitual encontrar noticias sobre mujeres ayudando a innovar a empresas y organizaciones. Sin embargo, hay verdaderas “tipazas” con actitud y aptitud para construir y mejorar las cosas en muy distintos ámbitos: ciencia, tecnología, empresa, educación, sociedad…

Realmente, esas “competencias” como el trabajo en equipo, la iniciativa, la creatividad, la colaboración, la resolución de problemas… Son las que marcan la diferencia entre quienes se quejan, quienes se conforman y quienes cambian lo que no les gusta de este mundo.

La gente que me gusta construye y aporta, no busca enemigos a los que destruir, sino problemas a los que aportar soluciones. Esa gente que sabe buscar causas y no culpables es la que consigue que avancemos.

De esa gente tengo la fortuna de estar rodeada porque es la gente que más me inspira y a la que más admiro…

Para “esa gente” que necesita buenos referentes y porque es de bien nacida ser agradecida, hemos impulsado la iniciativa #Innovactoras.

Aquí lo explicamos gracias al reportaje de Fátima Rosell.

En www.innovactoras.eu se pueden ver los vídeos de estas tipazas y descargar gratis el ebook para conocer sus trayectorias.

Si quieres ayudar a becar a una futura Innovactora y poner tu granito de arena, puedes comprar el libro físico en esta web.

Innovactoras según Nerea E. (12 años)

Disfrútalo tanto como lo hemos disfrutado todo el equipo haciéndolo! Te inspirará!

Anuncios

“Gestionando” hijos… Educación

Cada uno de su padre y de su madre; el que educa y el educando. El consenso es difícil…¿Desaprendemos los “mayores”? ¿Educamos igual a cada hijo? ¿Les damos raíces para crecer y alas para volar?

Cada día se debate más y sí, es una buena noticia que en los corrillos, en las comidas y en las tertulias nos dediquemos a hablar sobre la educación. En mi opinión, todo el que ha dado una vuelta a lo que es importante en el presente para construir un mejor futuro, termina interesándose por la educación. Tenga hijos o no…

Es un “tema” que me ocupa y me preocupa desde distintas perspectivas; la de madre de familia numerosa, la de profe, la de profesional y la de ciudadana del mundo.  Aquí algunas escuelas e iniciativas que están dando la talla desde un aprendizaje continuo, aunque el nudo gordiano es siempre la “comunidad educativa”, la tribu al completo que dicen los africanos.

Lo cierto es que no debemos fiarlo todo a la educación en los centros académicos. ¡Pobres profes si todo nuestro futuro está en sus manos! Son un gran motor del cambio y un elemento crítico pero… Nosotros también tendremos que reeducarnos ¿no? El que esté libre de ignorancias y errores que tire la primera tiza. Le dedico buena parte de mi energía laboral y personal a educar lo mejor posible y sin embargo ¡Me equivoco tantas veces!.

Este año nos dejó uno de los personajes a los que más admiro por su perspectiva “fresca” y natural sobre la forma de educar a los hijos. La experiencia siempre es un grado…

Este humilde post es mi homenaje para Carles Capdevila, una persona muy especial que ha dejado huella y  ha trascendido con mucho a su propia familia. Allí donde estés, ten por seguro que ¡nada ha sido en vano! ¡Chapeau por tu maestría en hacer fácil lo difícil!

carles capdevila gestionando hijos

¿Has soñado con vivir en un palacio?

Esta es una historia preciosa de personas y lugares que me gustan. Es el relato de un sueño que se ha hecho realidad. Es un cuento de palacios que han sobrevivido VI siglos gracias a la generosidad de un artista y a la de jóvenes que quieren mejorar el mundo ayudando a otros mientras aprendían a convertir ideas en realidades.

José Mari, nuestro protagonista, lleva toda su vida cuidando de una joya histórica. UnJardín Palacio Jaureguia Irurita palacio en Irurita, en el espectacular Valle de Baztán. Podría ser un museo artístico para disfrutarlo a ratitos, pero su guardián lo ha convertido en un rincón mágico para ser vivido. Labor muy ardua si no se acomete con personas ilusionadas e ilusionantes dispuestas a esculpir sueños.

Un equipo de jóvenes universitarios tenía que acometer un proyecto en el que llegar a transformar una realidad para mejorarla. La profe de innovación les había inoculado el virus de admiración por Baztán y fueron a conocer el valle. Se impregnaron de ese lugar con alma y visitaron a José Mari. Mecenas y generoso  como es, les abrió su palacio y su corazón. Se entusiasmaron con sus sueños, con su historia y con su ilusión por hacer que otros disfrutaran de su tesoro.

Trabajaron duro, codo a codo, superando obstáculos e imaginando escenarios de futuro. Crearon un concepto distinto, el del Arte Hotel. Aún recuerdo mis lágrimas de emoción cuando nos presentaron al tribunal su proyecto, con José Mari como testigo y protagonista, ratificando y apoyando sus logros que plasmaron así:

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2F112920445408111%2Fvideos%2F967971453236335%2F&show_text=0&width=560

Y ayer, dos años después, llegó el final feliz de una primera etapa: ¡José Mari lo ha logrado! Ha convertido su ilusión en la de muchos que querrán imbuirse de la magia y la belleza de una de las joyas de Baztán. El Palacio de Jaureguia abre sus puertas a quienes tengan la suerte de vivir la historia de un sueño junto a quien lo esculpió.

Aquí puedes ver en Youtube esta experiencia emocionante contada por José Mari y una servidora.

jm-hualde-y-maria-beunza-jauregia-universidad-de-navarra-mdpo.png
¿Has soñado con vivir en un palacio?

hotel palacio jaureguia

terraza hotel palacio jaureguia

Mañana, una “olita guapa”

Lo mejor está por llegar. Los espíritus libres lo saben bien porque han ido soltando lastre. El alma cada vez pesa menos y se renueva con cada marea y con cada amigo que se cruza en el camino.

Hay siempre una “olita guapa” que disfrutar con tu gente. Y si no ha llegado hoy la que te gustaba, va a venir mañana. Lo importante es querer cabalgarla, con tus fuerzas y con ganas de disfrutar.

Para poder levantarse hay que haberse caído. Para valorar el estar de pié, hay que saber lo que cuesta mantenerse erguido y respetar a los que te enseñaron lo que sabes hoy.

Lo de menos aprendiendo con Carlos, Tole y Ale es lo del surf… Mañana, seguro que tienen otra “olita guapa” esperándoles y una cervezita a mano: para recordar esas otras olas que les han traído hasta aquí y para soñar las olas de sus proyectos de futuro.

IMG-20170722-WA0013

 

El comando “pata negra”

Volver a la infancia, cuando en las bandas del verano cabían todas las edades y el afán de IMG-20170722-WA0010divertirse podía con cualquier diferencia.

El “comando patanegra” tiene su campamento base en la escuela de surf de Carlos. Rodeados de los escenarios y mesas del Baba y de la playa infinita que en ese tramo, es un poco suya.

Congenian con los surferos talluditos que saben sacarles sonrisas: el brócoli de Perre, la barba de Octavio, los ánimos de Ale, los neoprenos y las tablas de Tole y Carlos… Al resto de los adultos nos quieren cerca, pero no demasiado, ni todo el tiempo.

IMG-20170722-WA0009Conjuntos y subconjuntos, mayores y “llaveritos”. Unos cuidan de otros. Los más pequeños se dejan querer. ¿Quién sabe si el espectáculo musical del año que viene no será el suyo? Lucas ya rapea como un mayor…

Dumbo les vigila y Tina espera el nacimiento de sus cachorros.

Pululan entre tablas, arena, olas, bicis, teléfonos, perros, hamburguesas, espectáculos vespertinos, casas propias y ajenas… Gente que viene y va.

Los padres tienen su plan. Sin horarios ni calendarios. Fluyendo hasta que el sueño venza a las ganas. No hay minuto que desperdiciar. Son los días de amigos, arena, luz, risas y agua en el Palmar.

 

Volver o quedarse

Es cíclico. Hay que escaparse al sur para hacer transfusiones de energía positiva y luz.

La imperiosa necesidad de escapar de la rutina y de las obligaciones. Desconectar de los prejuicios y las exigencias que no siempre aportan. Cambiar de aires, de caras, de conversaciones, de referentes, de noticias, de historias vitales. Trabajar a distancia, lo menos posible.

Pasear. Bajar bioritmos. Nadar. Surf. Comer.Leer. Charlar. Pelos sueltos y tirantes. Disfrutar de la puesta de sol como si no fuera a haber otra. Paladear los minutos.

Sonreír; reír mucho y bien con familia, amigos, copas y platos. Iluminar nuevas historias, crear nuevos ritos y escarbar en los pasados que han desembocado en el hoy que nos cuentan. Descubrir personajes poco habituales. Diversidad y libertad ¡Pura vida!

La magia y la luz del sur, que siempre alumbran la duda de si debes volver o deberías quedarte.

La gente que me gusta

Llegando al ecuador…

Si su sol se apagó a los 94, mi luna debe estar creciendo o  tal vez empieza a menguar. ¡Qué mas da! Me siento a medio camino y sin querer, hago balance.

Son los viajes, son los momentos, son las historias, son los compromisos, son los caminos emprendidos y los senderos descartados. Son las semillas sembradas, las responsabilidades asumidas, las risas, los lloros, las cicatrices, las raíces para crecer y las alas para volar… Las experiencias, las emociones, los aprendizajes, las enseñanzas. Son siempre personas que vienen y van.

Hoy, creo ser capaz de describir la gente que me gusta y sobre la que escribiré cuando tenga ganas y tiempo. Sin obligaciones, sin prisa. Cuando me lo pida el alma. Hablaré de gente que…

  • Se ha caído y ha aprendido a levantarse
  • Busca, descubre y actúa
  • Sonríe más de lo que gruñe
  • Ayuda más de lo que pide
  • Se ilusiona más de lo que sufre
  • Es libre y evita la tibieza
  • Apoya más de lo que critica
  • Pelea más de lo que se rinde
  • Crea más de lo que destruye
  • Celebra los éxitos ajenos
  • Inspira
  • Conecta
  • Relativiza y trasciende
  • Ofrece más de lo que esconde

La gente que me gusta disfruta de la luz que llega con los amaneceres y da gracias por la que se apaga con las puestas de sol. Es esa gente que lucha por ser feliz y por dibujar sonrisas, aunque no siempre sepa como.